¿Quién dice que todo lo que se escribe se vive?, muchas veces solo se piensa, lo maravilloso de las letras es esta posible creación plagada de fantasías de nosotros los simples mortales, en un papel no todo puede ser real, ni todo una mentira, en dado caso el verdadero vínculo entre las letras y las vivencias solo lo conoce el autor.

sábado, 29 de enero de 2011

Se brilla por lo que se es, no por lo que se tiene.

Todo comenzó en un bosque cualquiera, lo único que lo diferenciaba de los demás bosques, es que este era uno muy obscuro, con muchos árboles a su alrededor. La escasa presencia del sol lo hacía un sitio frío, sin embargo las criaturas que lo habitaban ya se habían acostumbrado a él, tanto que las diversas especies de insectos y animales lograron construir allí pequeñas comunidades.

En ese bosque existía un colectivo muy especial, especial por la luz que irradiaban, que literalmente era una luz necesaria para los demás, era la comunidad de las luciérnagas. Su líder era una luciérnaga veterana, fuerte, de gran carácter, muy trabajadora, y había algo más en esa luciérnaga, algo que le hacía irradiar más luz... al menos en apariencia.

La luciérnaga proveía a su especie de todo lo necesario, así lo hizo durante mucho tiempo, su familia admiraba su fortaleza, pero en tanto ellas recibían de la luciérnaga todo de lo necesario, la luciérnaga se hacía sabia con la experiencia del trabajo en el bosque, y al llegar con las demás parecía que brillaba más, incluso a los ojos de las demás especies, pues hasta en los paseos nocturnos que realizaban en conjunto lucía como la que más brillaba.

La admiración por esa luciérnaga era tan superficial, la mayoría de las luciérnagas pensaban que su luz era mayor por sus posesiones, pero en realidad ella se destacaba por buscar el bienestar de las demás y tratar de ordenarlas, sólo que no supo decirles que les daba lo necesario para que ellas pudieran hacer algo más, que quería un desarrollo del conjunto de luciérnagas.

Un mal día, la luciérnaga líder dejó de habitar el bosque, el descontrol ante su deceso fue ineludible, las demás luciérnagas no sabían que hacer. Vencidas por la confusión, lo más sencillo les fue seguir creyendo que la fuerza y la sabiduría provenían de las posesiones.

Tomaron todo, imaginaron tener la luz de aquella que les pareció brillar más, pero dejaron de lado el que tanto trabajó aquella luciérnaga en el bosque.

Como ahora todas creían ser mejores una de la otra, tal comunidad de luciérnagas dejó de existir, sus luchas por sobresalir terminaron desintegrándolas.
Pero una de ellas conocía que no había tal luz que alguna irradiara de más, pues en aquellas excursiones nocturnas que antaño solían hacer en conjunto, ella solía observar hacia abajo de vez en cuando, sobre todo al pasar por los lagos, porque le gustaba ver en el reflejo el orden en que viajaban, observaba al frente a la sabia luciérnaga, pero observaba también a todas las demás, y encontraba la misma luz. Para ella no era un secreto que se trataba de lo que se es, que no eran las posesiones materiales, era el aprendizaje, el carácter, el trabajo, la confianza, los resultados de la constancia, y del gran amor de ver por los demás como por uno mismo. Nada que no estuviera siempre al alcance de todas ellas.

Cuando trató alguna vez de advertírselo a las demás, nadie la escuchó. Fue inevitable que ese conjunto de luciérnagas no volviera a alumbrar el bosque, casi todas habían decidido irse a lugares en donde el sol mora y no son necesarias, sólo se quedó una (aquella que reconocía la luz propia y la de todas las demás), se quedó para atesorar el aprendizaje de quien había sido su líder, y de lo que habían hecho las luciérnagas en conjunto.

Nadie sabe lo que le depara a ese obscuro bosque, pero mientras tanto la luciérnaga que aún habita en él sigue tratando de pasear diariamente por sus caminos y brindarle así un poco de luz.

Ofelia Balderas Gallegos.

Se brilla por lo que se es, no por lo que se tiene por Ofelia Balderas Gallegos se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-No Comercial-No Derivadas 3.0 Unported.
Basada en una obra en ofebg.lacoctelera.net.

1 comentario:

Alejandro Kreiner dijo...

Muy didáctico el cuento. Cuando uno se compara con los demás deja de brillar con luz propia.

Saludos.

Licencia de Creative Commons
Licensed under a Creative Commons.
Page copy protected against web site content infringement by Copyscape


poesía, pensamientos, reflexión, vida, amor, escritos, expresión, recuerdos, palabras, frases, superación personal, introspección, memorias, ofelia balderas gallegos
 

הזיכרונות שלי במילים © 2008. Chaotic Soul :: Converted by Randomness